El Restaurante Casa Carmen es de esos sitios que le cambian a uno la vida. Porque no hay nada como un buen menú para subir la autoestima. Comer es uno de esos grandes placeres que se deben disfrutar al máximo. Pero desgraciadamente no hay muchos sitios donde cenar bien de verdad. Porque una cosa es comer cualquier fuera de casa y la otra es cenar por todo lo alto.

En Casa Carmen se come mejor que en el Olimpo. Y es sorprende la capacidad que tienen para ofrecer una variedad tan grande de platillos. Yo a veces opto por una paella o cualquier otro plato típico de la comida española y otras veces me pongo más atrevido y pido algún platillo gourmet. Ante cualquier duda con el menú uno puede consultar a cualquiera de los que trabajan ahí que seguramente le responderá con gusto cualquier pregunta.

Un buen servicio es esencial en cualquier restaurante. Ese es el motivo por el que he dejado de ir a muchos sitios. La buena comida no lo es todo. Se trata de lograr que muchas cosas salgan bien para que una cena sea un éxito. Casa Carmen lo consigue, aunque no sé cómo.