Es verdad que el azar y el contexto histórico influyen poderosamente en el destino de una empresa. Sin embargo, también es cierto que en nuestras manos está el hacerla crecer o hundirse. La Dirección comercial es una de esas especialidades empresariales que deben cursar todos aquellos que tengan posiciones de poder dentro de un proyecto. No se puede improvisar cuando se está tratando con dinero.

En este sentido lo mejor es promover la superación de los profesionales que intervienen en la empresa. Mientras mejor preparados estén nuestros profesionales más probabilidades tendrá la empresa de crecer.

Las escuelas de negocios son un factor clave en todo este proceso. Ya sabemos que la universidad es solo un primer paso en la vida de un profesional. Después de la universidad hay que aprovechar cualquier oportunidad de superación que aparezca porque en cada clase se aprende algo nuevo o se refrescan los viejos conocimientos.

Solo los mediocres se conforman con poco y se niegan a avanzar por pereza y por no sacrificarse. Esas no son las personas que necesitas en tu empresa. En tu empresa necesitas personas arriesgadas y dispuestas a todo por ser mejores profesionales. Búscalos que están ahí esperando por ti.